Escuchar música puede provocar todo tipo de emociones: desde melancolía y tristeza, hasta alegría o entusiasmo. La música también puede mejorar la concentración y la motivación en el lugar de trabajo, y por eso puede ser una gran herramienta de productividad para aquellos emprendedores que hacen home office. Así que hoy quiero compartirte 10 soundtracks de películas para trabajar en casa.

¿Qué tipo de música prefiero yo? Depende del tipo de tarea o proyecto en el que esté trabajando.

Por ejemplo, si tengo que revisar el texto de un libro por última vez, y mi necesidad de concentración es total, me ayuda la música clásica, e incluso a veces necesito el silencio. Si en cambio estoy buscando nuevas ideas de temas para mi blog, y necesito conectarme con mi lado más creativo, puedo elegir algunos sets electrónicos.

Eso sí, siempre recurro a la música instrumental. Las canciones con letra tienden a distraerme, sobre todo cuando me encantan o me remontan a un período especial de mi vida. Por eso esta lista no incluye algunas de mis bandas sonoras favoritas, como las de The Godfather, Goodfellas o Pulp Fiction.

La vida sin música es sencillamente un error, una fatiga, un exilio.

Friedrich Nietzsche

Cuando nos sentimos muy dispersos por las distracciones propias de una casa, o simplemente desganados, lo que necesitamos es una música de fondo que nos ayude a recuperar el foco y la motivación. Y estos son los soundtracks de películas para trabajar en casa con los que yo puedo lograrlo.

#1. The Empire Strikes Back (1980), John Williams

¡El soundtrack de mi infancia! El segundo episodio (¿o el quinto?) de la saga de Star Wars repite las mejores composiciones del primero, e incluye otras que refuerzan la complejidad dramática y emocional de la película. Entre el material adicional del gran John Williams, están la Marcha imperial (también conocida como Marcha de Darth Vader) y el de Tema de Yoda, el favorito del compositor estadounidense. Un fondo musical ideal para cuando nos sentimos presionados por un deadline o un problema, y necesitamos motivarnos, ganar confianza y ponernos en acción.

#2. Amadeus (1984), Wolfang Amadeus Mozart

Sigo con la banda sonora de una de mis películas favoritas (la primera vez que la vi era una adolescente, y me impresionó tanto que al día siguiente volví al cine). Una selección espectacular de la obra del más genial de los compositores de música clásica: desde conmovedoras sinfonías, como la Nº 25 en Sol Menor, hasta piezas más íntimas, como el tercer movimiento de la Serenata para Vientos K361. Recurro a este soundtrack, o al de The Pianist (2002), cada vez que necesito conectarme con mi lado más espiritual y creativo.

#3. Out of Africa (1985), John Barry

Inspirada en la novela autobiográfica del mismo nombre, esta película cuenta la historia de amor de la escritora dinamarquesa Karen Blixen con el piloto británico Denys Finch Hatton. Está ambientada en Kenia, a principios del siglo XX, cuando todavía era una colonia británica. Uno de los mejores trabajos de John Barry, que le significó un premio Oscar por mejor banda de sonido original. Y definitivamente en mi top 10 de soundtracks de películas para trabajar en casa. El inglés también compuso y se encargó de los arreglos de otros soundtracks inolvidables, como los de Dr No y Goldfinger (dos de las películas más importantes de la saga de James Bond), Midnigth Cowboy y Dance with Wolves.

#4. The Mission (1986), Ennio Morricone

¿Cómo iba a faltar Ennio Morricone en esta lista? Podría incluir acá los soundtracks de The Good, the Bad and the Ugly; The Untouchables o Cinema Paradiso… Pero me voy a quedar con esta, que combina los coros barrocos con los tambores tribales, para reflejar lo maravilloso que también nos dejó el choque cultural entre los indios del Amazonas y los jesuitas durante la época de la conquista. La historia, la dirección y las actuaciones de Robert de Niro y Jeremy Irons son inolvidables. Pero también la música y la cinematografía.

#5. The Piano (1993), Michael Nyman

La música es interpretada por la Orquesta Filarmónica de Munich, y las piezas de piano por el propio compositor inglés. Es impresionante la capacidad que tiene esta banda sonora para transportarte a escenarios mágicos. En este caso, los de la inhóspita Nueva Zelanda del siglo XIX, donde transcurre la historia de Ada, su hija Flora, y el triángulo amoroso que forma con su esposo y el enigmático George Baines. Acá, la mejor escena de la película.

#6. Gladiator (2000), Hans Zimmer

Una joya de uno de los más grandes compositores de la historia del cine. No olvidemos que el músico alemán también trabajó en las bandas sonoras de The Lion King, The Dark Knigt Rises e Inception. “Mi nombre es Máximo Décimo Meridio, comandante de los ejércitos del Norte, general de las legiones medias; fiel servidor del verdadero emperador, Marto Aurelio; padre de un hijo asesinado, esposo de una mujer asesinada; y lograré mi venganza, en esta vida o en la próxima”. Definitivamente, el célebre monólogo de Máximo cuando descubre su rostro ante Cómodo no despertaría la misma emoción sin la voz de Russel Crowe ni los arreglos de Zimmer de fondo.

#7. The Hours (2002), Phillip Glass

Para mí, una de las bandas sonoras más espectaculares de la historia del cine, aunque no haya ganado un premio Oscar. La encuentro ideal para cuando tengo que escribir un texto largo, y necesito alejarme del ruido exterior por unas horas. Entre mis piezas favoritas están la primera del disco, The Poet Acts, y como amante del piano, Morning Passages.

#8. Spiderman (2002), Danny Elfman

Algo que me gusta mucho de este compositor es que nunca se repite. Y en Spiderman, se animó a combinar la orquestación tradicional con elementos electrónicos y percusión étnica. El resultado es magistral, porque no solo acompaña el ritmo de la historia, sino que refleja la batalla interna por la que pasa el protagonista, Peter Parker. Elfman es uno de los autores de soundtracks más prolíficos de la historia del cine, y también se encargó de los de Edward Scissorhands, Batman, Good Will Hunting y The Nightmare Before Christmas.

#9. Pride and Prejudice (2005), Dario Marinelli

Uno de los soundtracks de películas para trabajar en casa que suelo elegir cuando necesito relajarme pero también animarme un poco, por ejemplo después de un día difícil de trabajo o cuando tengo por delante una junta complicada. Las maravillosas piezas interpretadas por el pianista Jean-Yves Thibaudet te transportan a la campiña inglesa en segundos, y las de las escenas de baile son ideales para recuperar la motivación.

#10. The King’s Speech, Alexander Desplatz

Por último, la banda sonora de la película que nos relata el ascenso al trono del rey Jorge VI, el padre de la actual reina Isabel de Inglaterra. Las composiciones de Alexander Desplatz son exquisitas, y reflejan perfectamente el espíritu de la época. Pero el clímax de la película tiene a Beethoven de fondo. Es 1939, y el Rey se prepara para aunciar la entrada del Reino Unido a la Segunda Guerra Mundial. Mientras arranca su discurso, empiezan a sonar suavemente los acordes de la Séptima Sinfonía de Beethoven. La música va ganando en intensidad, al igual que la voz del monarca y su mensaje de que se acercan momentos oscuros para todos los que lo escuchan a través de la radio, británicos de todas las clases sociales. Si esta escena necesitaba una música, era la de Beethoven. Irónicamente, un compositor alemán.

¿Cuáles son tus soundtracks de películas favoritos, y que suenan en tu casa o en tu oficina? Me encantaría que nos compartas tu lista en la sección de comentarios. ¡Te escucho!

Laura

Fotografía: Burst, Pexels.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • More Networks
Copy link
Powered by Social Snap