Con el 2020 (¡y una nueva década!) a la vuelta de la esquina, es momento de hacer un alto y de prepararse para los nuevos retos y desafíos que nos esperan. Pero entre la finalización de proyectos, el envío de nuevas cotizaciones, el cierre contable de la empresa y los preparativos para las fiestas, a mí también me resulta difícil encontrar el tiempo y el espacio para “resetearme” y planificar mejor el año que viene.

Así que hace cuatro años empecé a trabajar en un checklist de pasos prácticos pero efectivos, que fui perfeccionando con el tiempo y que me ayudan mucho a pararme con más solidez ante mis próximos retos y desafíos. Que me permiten hacer foco en mis logros y no solo en lo que no conseguí, que me ayudan a inspirarme y me motivan para avanzar más rápido con las nuevas ideas y proyectos que tengo en la cabeza.  

Porque empezar un nuevo año no significa hacer borrón y cuenta nueva, sino avanzar sobre ese camino que fuimos abriendo con tanto esfuerzo y dedicación.

Si no, el peligro es saltar de plan en plan cada doce meses, sin un rumbo definido ni objetivos claros. Eso no solo puede generarnos mucha frustración, cansancio y ansiedad, sino también hacernos perder identidad como emprendedores y como personas. Y hacer que un día nos encontremos caminando en círculos.

Por eso hoy te quiero compartir las 10 cosas que deberías hacer antes de que termine el año para planificar mejor los próximos 12 meses.

Quizá no todas te funcionen, o necesites aplicar otras (¡siéntete libre de armar tu propio lista!). Pero estoy segura de que esta guía te va a ayudar a ganar una nueva perspectiva y arrancar el año mejor plantado.

#1 Enfócate en el aquí y ahora

Diciembre es un mes vertiginoso y, con la llegada del invierno en esta parte del mundo, los días se hacen todavía más cortos. Las tareas no paran de acumularse, cada día aparece un nuevo compromiso social y encima tenemos la cabeza dividida entre los pendientes del año que termina y los nuevos proyectos para el 2020.

Así que, para mantener la paz mental y no perder productividad, es imprescindible poner nuestra atención en lo que estamos haciendo en este momento
, y evitar a toda costa las distracciones. Para “adueñarse del hoy” y poder planificar mejor, practica la disciplina que más te ayude, desde el ejercicio hasta la respiración consciente o la meditación. Es algo que recomiendo siempre pero que a fin de año se vuelve todavía más necesario.

#2 Celebra tus logros

Es cierto, no fue un año fácil. ¿Pero hay alguno que lo haya sido? Siempre habrá problemas, y debemos asumir que como emprendedores tendremos altas y bajas. Por eso, a la hora del balance lo más importante es enfocarse en las cosas positivas que logramos y que nos sucedieron.

Tómate una tarde fuera de la oficina, sírvete algo rico, prende una vela y haz una lista de lo mejor que te dejó el 2019. Por ejemplo, las metas que alcanzaste, esos nuevos clientes con los que amas trabajar, o esos contactos de negocios inesperados que te abrieron las puertas a grandes proyectos… Celebra tu viaje, felicítate por el esfuerzo realizado y piensa: “El próximo año lo haré aún mejor”.    

#3 Haz una lista de las lecciones aprendidas

Si queremos planificar mejor y avanzar, es importante no tropezar con las mismas piedras una y otra vez. Y esto aplica tanto para los negocios como para nuestra vida personal. ¿Qué te enseñaron los últimos 12 meses? ¿Cuáles fueron los errores y fracasos en los que no puedes volver a caer?

La vida siempre nos está enseñando algo, y es fundamental estar atentos a esas “revelaciones”.

¿Tomaste demasiados proyectos a la vez y perdiste el foco? O por el contrario, ¿no te animaste a soñar en grande? ¿Fuiste desordenado con los números del negocio? ¿Todavía no logras administrar mejor el tiempo? No permitas que el 2020 sea una copia de estos últimos meses. Abre tu mente y tu corazón, reconoce qué cosas no salieron bien y pon especial atención en aquellas lecciones que te ponen más incómodo y quizá estás resistiendo.

#4 Agradece

No dejes de pasar la oportunidad de la víspera de la Navidad y el Año Nuevo para experimentar el poder de la gratitud y conectarte con esas personas especiales para ti. Decir gracias no solo es la mejor herramienta de relaciones públicas, también es genial para inyectar energía, felicidad y buena vibra a nuestra vida.

Haz una lista de esos clientes, colaboradores, proveedores y aliados que marcaron toda la diferencia para ti en este 2019. Prepara un regalo personalizado, invítalos a comer, escríbeles un mensaje o simplemente llámalos para expresarles todo lo que significan para ti. No hacen falta obsequios costosos ni un gran presupuesto, solo creatividad, honestidad y cariño. Estos tiempos lo necesitan.  

#5 Trabaja en tu plan estratégico

Cuando está por comenzar un nuevo año, todos nos sentimos motivados para lograr cosas increíbles. Quizá entre tus planes está lanzar una nueva línea de productos, abrir otro local o empezar a exportar. Pero para conseguirlo, no alcanza con entusiasmo y buenas intenciones.

Lo que necesitas es un plan detallado, que defina tus metas para los próximos 12 meses y lo que tendrás que hacer cada día para avanzar en serio.

Ok, esto puede parecer algo abrumador. Pero con las herramientas adecuadas y algo de inspiración, trabajar en tu estrategia puede ser motivador y hasta divertido. Para planificar mejor, enfócate en no más de cinco objetivos, traza un plan de acción para cada uno y, si lo necesitas, busca la ayuda de un mentor.

Y recuerda que, como dice el refrán: “Un objetivo sin un plan es solo un deseo”.

#6 Prepara tu escenario para el éxito

Puede parecer un detalle menor, pero la realidad es que todo lo que nos rodea tiene un impacto directo en nuestro estado de ánimo y productividad. Y sí, también en nuestra capacidad para planificar mejor. Eso aplica tanto para el espacio físico como para nuestras relaciones personales y de trabajo. ¡Ups!, llegó el momento de hacer limpieza, poner un poco de orden y liberarnos de esas cargas que nos impiden avanzar.

Aprovecha las últimas semanas del año, cuando baja la carga de trabajo, para deshacerte de papeles, archivos y revistas que solo están juntando polvo. Ordena los documentos importantes y clasifica esa enorme pila de tarjetas de presentación. Para una cuota extra de motivación, compra algunas plantas, coloca cuadros con frases inspiradoras o regálate un bonito calendario. ¿Otra buena idea? Arma un dream board con imágenes de todo lo que quieres alcanzar en 2020, y ponlo cerca de tu escritorio. Los pequeños detalles pueden hacer toda la diferencia, y no hace falta un gran presupuesto.

También es importante pensar en las personas que van a acompañarnos y empujarnos al éxito.

Si tuviste malas experiencias con un socio, cliente o colega, y estás seguro de que ya no estás interesado en mantener una relación, elimínalos de tu agenda y de tus redes sociales. Yo lo hago cada fin de año y créeme, es un ejercicio profundamente sanador y liberador.    

#7 Piensa en qué necesitas mejorar

Con una panorama claro de qué queremos alcanzar y cuáles fueron las lecciones aprendidas, llega el momento de aceptar que tenemos que estar mejor preparados. Porque como dueños de un negocio, siempre seremos los principales responsables no solo de nuestros resultados personales, sino de los de todo el equipo.

¿Sientes que el día se te va volando y que no logras aprovechar tu tiempo al máximo? Quizá necesites nuevas habilidades y herramientas para enfocarte y organizarte mejor. ¿En tu empresa hay una alta rotación de personal? La razón podría estar en tu falta de liderazgo. Haz este diagnóstico como un ejercicio de humildad, y considéralo una oportunidad de crecimiento profesional y personal.

#8 Hazte un check-up de salud

Es increíble la cantidad de emprendedores que conozco (sobre todo mujeres) que llegan a fin de año sin haberse hecho una sola revisión de salud en todo el año. Esto no solo nos pone en peligro frente a determinadas enfermedades que necesitan ser detectadas a tiempo para poder ser curadas: además crea una profunda desconexión con nuestro cuerpo y nos genera un nivel de angustia irracional por la posibilidad de tener alguna afección y no saberlo.

Así que aprovecha este mes para hacerte un check-up integral de salud, asegurarte de que todo está bien o, en caso de ser necesario, iniciar el tratamiento que necesites. Si ya no haces a tiempo, programa tus citas para enero y comprométete a cuidarte más el próximo año. En serio, tómate en serio este consejo, es fundamental para planificar mejor el próximo año.  

#9 Cómprate una agenda

Para mí, una agenda nueva es como uno de esos cuadernos que me compraba mi mamá cuando era niña y empezaban las clases. ¡Todo estaba por estrenar! Pero además de esa sensación de un nuevo comienzo, una agenda resulta vital para organizarse, y te sorprendería saber la cantidad de gente que no cuenta con una, o que deja de usarla a los pocos meses.

Elige una agenda que te resulte útil según tu estilo de trabajo y tus necesidades, y no te inclines solamente por aquella que te parece más bonita. A mí me resultan más prácticas aquellas que son pequeñas, donde puedo anotar mis compromisos y hacer anotaciones básicas. Para hacer listas de tareas prefiero usar una aplicación en mi celular.

#10 Planifica el primer trimestre

Por último, y con un panorama general de lo que va a ser el próximo año según tu plan estratégico, hay que definir en qué vas a trabajar de enero a marzo. Si por ejemplo, uno de los objetivos del primer trimestre es relanzar el sitio Web de la empresa, ¿cuáles son los pasos que vas a tener que dar para lograrlo? Para planificar mejor, sé lo más específico posible.

Enfocarte en los primeros tres meses del año te va a ayudar a saber por dónde arrancar en enero, dosificar la energía y no abrumarte con todos los objetivos que te planteaste para el resto del 2020. Más cerca de abril, será el momento de revisar lo que viene para el segundo trimestre, y así vas a poder avanzar a paso firme en la ejecución de tu plan.

Lo importante es anticiparte y accionar, en vez de reaccionar.

Espero que esta guía te sirva tanto como a mí para planificar mejor el próximo año, sobre todo para evitar la tentación de lanzarte a trabajar en tus nuevos objetivos sin un comprensión real de dónde estás parado y qué tienes por delante.  

¿Te sientes inspirado a poner en práctica estos consejos? ¿Crees que podrían ayudarte a tener el 2020 con el que sueñas? ¡Me gustaría escuchar tus comentarios! 🙂

Laura ⭐

Fotografía: Emma Matthews Digital Content Production, Unsplash.