En un mundo con exceso de información y de oferta, si queremos vender necesitamos que ese valor sea percibido. ¿Pero cómo lograrlo?

Los canales tradicionales de promoción ya no están dando resultados, y la publicidad digital es más cara de lo que imaginamos. La respuesta está en el marketing de autoridad: el proceso estratégico para posicionar a una persona, empresa u organización como la experta más reconocida en su mercado, industria o comunidad.

Se trata de una estrategia de mediano y largo plazo, no de resultados inmediatos. Y muy intensiva en horas de trabajo. Pero que al final es más accesible para las pequeñas y medianas empresas, que no cuentan con grandes presupuestos para invertir en campañas digitales.

El marketing de autoridad puede convertirte, en base a tus conocimientos y experiencia, en una celebridad en tu sector.

En ese aliado que tus clientes potenciales están buscando desde hace tiempo, para solucionar un problema personal o de negocios.

Las ventajas del marketing de autoridad son contundentes. Si lo haces bien, amplificarás el impacto de tu mensaje, tus clientes te encontrarán de manera natural y los gastos en marketing serán menores… Y lo mejor: cuando estés posicionado como el líder indiscutible de tu mercado, podrás cobrar más por tus productos o servicios.

El marketing de autoridad tiene otro beneficio adicional: construye confianza.

Y la confianza es un ingrediente indispensable para desarrollar relaciones duraderas no sólo con los clientes, sino también con proveedores, socios y autoridades de tu sector.

¿Por dónde empezar? Por entender que el objetivo debe ser, siempre, brindar información útil y relevante para tu audiencia objetivo. Esto no significa olvidarse de vender, sino hacerlo de una manera más inteligente. Porque la gente está harta la publicidad, pero si siente que una marca quiere hacerla feliz, va a estar más dispuesta a escucharla.

Las herramientas para construir autoridad pueden ser muy variadas, pero estas son las más efectivas.

#1 Construir una marca personal

¿Qué te hace tan especial? ¿Por qué alguien estaría dispuesto a escucharte? La esencia de tu nombre en el mercado tiene que ver con todo aquello que te hace único: tu misión, tu filosofía de vida, tus valores y cuál es el viaje que estás haciendo junto a tu familia, amigos, empleados y clientes.

Los líderes más importantes de la política y de los negocios tienen muy en claro quiénes son, y cuáles son los mensajes que quieren transmitir a su audiencia. ¿Y tú?

#2 Tener un blog

Compartir contenido de calidad es lo mejor que puedes hacer para conectar con el corazón de tus consumidores y crear una tribu alrededor de tu marca. Ese contenido puede ser publicado en múltiples formatos, pero lo más recomendable es arrancar con artículos en una página Web.

Trabaja en notas cortas, concretas y que incluyan consejos prácticos. Y publícalas de manera periódica, para que el blog se vuelva cada vez más visible a los motores de búsqueda.

#3 Escribir una columna

Aunque Internet ha ganado mucho terreno, compartir tus conocimientos en un periódico, una revista o un programa de radio siempre será bueno para tu marca.

El razonamiento es simple: la gente va a asumir que si te has ganado ese espacio, es porque tienes un gran reconocimiento en tu industria.

#4 Publicar un libro

Nada mejor para ganar prestigio, validar tu autoridad y demostrar que estás un paso por delante de tus competidores. Es importante que el tema sea relevante para tu audiencia, que esté conectado con lo que haces (no olvides que todo esfuerzo de marketing debe generar leads) y que ofrezca una perspectiva diferente.

Por supuesto, el libro debe estar bien redactado y resultar entretenido, por lo que es mejor buscar la ayuda de un editor. Además, escribir es un oficio que requiere un alto grado de disciplina, y si no la tienes puede resultarte difícil avanzar por tu cuenta.

#5 Armar capacitaciones gratuitas

¿Cuántos cursos has tomado por Internet últimamente? ¿Y cuántos de ellos te han permitido conocer a un potencial proveedor para tu negocio? Yo, por ejemplo, hice hace pocos meses un taller gratuito sobre WordPress en Aventura Digital, y me gustó tanto lo que aprendí que terminé contratando su paquete de servicios para el relanzamiento de mi sitio Web.

Si no te sientes capaz, comienza con transmisiones cortas por Facebook Live o Instagram. Eso te ayudará además a definir cuáles son los temas que más le interesan a tu audiencia.  

#6 Dar conferencias

Esta es la mejor herramienta para ampliar tu red de contactos calificados. Cada vez que participo en algún evento, siempre hay dos o tres personas que me esperan hasta el final para pedir un consejo e intercambiar tarjetas de presentación. Y así he conocido a varios de mis mejores clientes.

No a todo el mundo le gusta hablar en público, de hecho a mí me costó mucho hacerlo. Pero es una habilidad que te recomiendo desarrollar.

#7 Construir una red de referidos

Busca a tus consumidores más importantes y pídeles que escriban una recomendación que puedas publicar en tu página Web, o que hagan algún comentario en tus redes sociales. Otra buena idea es identificar a los influencers de tu sector, contarles lo que haces… e impresionarlos.

Si eres realmente bueno y tus clientes están felices, ¿entonces por qué no pedirles que te recomienden? De hecho, hay estudios que afirman que el 85% de los pequeños negocios generan nuevos ingresos gracias a la publicidad de “boca en boca”.

Si no nos ponemos a trabajar ya para darle un sentido de celebridad a nuestro nombre o marca, seguramente la competencia lo hará.

Y no estoy hablando de ese tipo de celebridad que tiene millones de seguidores simplemente por ser famosa, pero que no le aporta nada a su audiencia. Me refiero a una autoridad honesta, empática y comprometida con el crecimiento de los otros.

¡Estoy segura de que hay tantos consejos y lecciones que puedes compartir!

Laura

Fotografía: Austin Distel, Unsplash.